El pañuelo

Un jugador levanta un pañuelo (o bufanda, trapo, servilleta… ¡cualquier tela sirve!) y se coloca entre dos equipos de varios jugadores. A estos jugadores se les asigna un número. 

El que sostiene el pañuelo grita uno de esos números, entoces, el jugador correspondiente de cada equipo ha de salir corriendo al centro para intentar atrapar el pañuelo. Quien lo consigue, debe regresar a la base a toda velocidad intentando que el contrincante no le atrape. Cada victoria de un jugador es un punto para su equipo.

Este juego es para: la atención, los reflejos, la agilidad y la paciencia