La Gallinita Ciega

Con un pañuelo, bufanda o cualquier otro tejido que se tenga a mano, se vendan los ojos de uno de los jugadores de forma que no pueda ver nada. Después, este debe dar vueltas sobre sí mismo mientras los demás cantan al unísono:

“Gallinita, gallinita, ¿qué se te ha perdido en un pajar? Una aguja y un dedal. Da tres vueltas y los encontrarás”.

Una vez desorientada, la ‘gallinita ciega’ deberá atrapar a uno de los jugadores y reconocer de quién se trata. Si lo consigue, el que ha sido pillado pasa a ser la nueva gallina.

Este juego es para la atención, los reflejos, la percepción del espacio.